26 octubre 2015

La capacidad de emprender y triunfar en el mundo empresarial: una rara habilidad

En los últimos años, la crisis económica y la falta de oportunidades laborales han impulsado a muchos a lanzarse a la aventura empresarial propia. Bien sabido es que en momentos de crisis se agudiza el ingenio, y si bien muchos fracasan en el intento, algunos son capaces de desarrollar ideas innovadoras y construir exitosas empresas en torno a ellas. Con el paso de los años, algunas de esas startups se convierten en grandes éxitos empresariales que facturan millones.

Con el fin de entender qué hace que sólo unos pocos triunfen en el complicado mundo de los negocios y cuál es el detonante de su éxito, me he convertido en fiel seguidor de varios foros que analizan las claves del emprendimiento y dan consejos útiles sobre cómo triunfar.

Hace unos días descubrí en uno de estos foros, Funders and Founders, esta infografía que me llamó la atención porque explica de forma muy amena y visual cómo algunas de las grandes fortunas del planeta se convirtieron en lo que son hoy en día. Funders and Founders es una startup de la información que ilustra y da consejos sobre el emprendimiento a través de divertidas infografías: http://fundersandfounders.com/

En esta ocasión, y a través del ejemplo de cinco empresarios de renombre, se analiza si para hacernos multimillonarios es preferible enfocarse en una sola idea y hacerla florecer, o si, por el contrario, resulta más rentable explorar distintas oportunidades y diversificar nuestro portafolio. Pues bien, como dato curioso valga la pena destacar que, de los 1426 multimillonarios que se calculan en el mundo, 960, o lo que es lo mismo, dos tercios, no heredaron ninguna fortuna familiar sino que empezaron desde cero. De esos 960, casi todos optaron por la diversificación como clave para montar su imperio, mientras que tan solo 130 se enfocaron en una única idea.

Analizando con más detalle la trayectoria empresarial de estos cinco visionarios de los negocios, llama especial atención el hecho de que todos ellos empezaron a trabajar muy jóvenes, a una edad, 12 años, en la que la mayoría sólo pensamos en jugar al fútbol o perseguir a las chicas. El segundo hecho llamativo es que sus carreras despegaron con trabajos tan poco glamurosos como vender periódicos, alfombras o bolsas de basura. Me quedo sobre todo con el ejemplo del genial Richard Branson, cuyo portafolio incluye negocios tan dispares como la música, una aerolínea, una editorial, líneas de ropa y cosméticos, celulares y gimnasios. Lo último: viajes al espacio.  Lo más importante, salir y entrar en modelos de negocio observando los cambios globales y desarrollando una gran capacidad de flexibilidad y adaptación.

En resumen, ¿cómo hacerse multimillonario y triunfar en el mundo de los negocios? Está claro que el éxito es una mezcla de precocidad, ingenio, y, por qué no, un poquito de suerte. Aunque muchos piensen que todo está ya inventado y sea difícil abrirse un nicho, Branson afirma que en realidad el mundo está lleno de oportunidades, y contradiciendo a aquellos que dicen que no hay que dejarlas pasar, cree que cuando una se escapa siempre habrá otra por llegar.

Conclusión: no perdamos nunca el optimismo y, sobre todo, no pongamos todos los huevos en una sola canasta. Hay que emprender, y arriesgarse, yo ya he formado parte de seis emprendimientos y les aseguro que es tremendamente divertido.

Si quieren más consejos útiles sobre cómo convertirse en millonarios y saber qué pasa por la mente de estos genios de los negocios no dejen de visitar sus páginas web: http://www.virgin.com/richard-branson; http://blogmaverick.com/page/2/

serial entrepreneurs

Alejandro Romero

SOCIO Y CEO PARA LAS AMÉRICAS Experto en comunicación corporativa financiera, comunicación de crisis, litigios, marketing, comunicación Online y consultoría estratégica.

Alejandro Romero 2017